Acero inoxidable

Durabilidad y belleza

El acero inoxidable es un material que está presente en multitud de objetos y superficies de uso cotidiano. Es el material estrella, por ejemplo, para cuberterías y en baterías de cocina, pero también es habitual encontrarlo en ascensores, barandillas o tiradores de puerta, por ejemplo. Aunque es un metal bastante resistente al uso, debemos de observar ciertos aspectos a la hora de su limpieza, con el objetivo de que su acabado y durabilidad se mantengan.

Para empezar, debemos de saber que el acero inoxidable es un metal “creado”, es decir, es una aleación de acero de carbono y cromo, completada con otros metales como níquel, molibdeno o incluso titanio. De aquí que no todos los aceros inoxidables sean iguales y que algunos aguanten mejor la corrosión que otros.

El acero inoxidable, además de su condición resistente, confiere una sensación agradable a la vista y de entorno higiénico, siempre y cuando esté bien cuidado. Por lo general, si la superficie no está muy expuesta, es suficiente limpiarla cuando ésta se encuentre sucia. Sin embargo, si es de uso frecuente, es recomendable limpiarla incluso a diario.

Limpieza acero Limpiezas Ayala
Photo by Russ Ward on Unsplash

Forma de limpiarlo

Es recomendable limpiar el acero con productos específicos para este material (desde Limpiezas Ayala, es la opción que utilizamos). Si no se dispone de este tipo de productos, se podría hacer mediante un lavado (preferiblemente con agua caliente) con jabón o detergente neutros. Quedan totalmente descartados los detergentes en polvo, los limpiadores de plata o la lejía y demás derivados clorados.

Aparte del producto, es fundamental la forma en la que se aplica sobre el acero: utilizaremos una bayeta de microfibra o una esponja suave, realizando el movimiento de lavado de forma paralela a la dirección del satinado de la superficie, para evitar el rayado. Por último, es recomendable secar la superficie recién limpia.

 

Dejando huella

Gran parte de nuestros clientes son comunidades de vecinos, por lo que las puertas y botoneras de los ascensores y las barandillas de acero inoxidable forman parte de nuestro día a día como empresa de limpieza. Estas superficies están altamente expuestas al uso, siendo las manchas más normales, de entre las que nos encontramos, las huellas digitales.

Como hemos comentado, utilizamos productos específicos, pero es posible eliminar estas manchas con jabón neutro y agua caliente, o algún disolvente orgánico, como la acetona. Si se realiza un mantenimiento correcto y se realiza este tipo de limpieza específica, este material dará su mejor cara durante mucho tiempo.

marketing